jueves, 27 de noviembre de 2014

COMO LOS GRANDES IMPERIOS

Eres como los grandes imperios
que en algún tiempo habitaron la Historia.

Demasiados años para conquistarlos
y para perderlos apenas son necesarios
tres minutos, dos negligencias y una mala decisión.

Tú eres como los grandes imperios
y yo siempre fui un mal estratega.

Te perdí como se pierde
en vacaciones la noción del tiempo,
es decir, sin hacer nada.

martes, 11 de noviembre de 2014

LA CARTA DEL SOLDADO. (Microrrelato)

Nunca más supe qué fue de aquella mujer.
Yo estuve allí. Yo que no suelo estar en ninguna parte. Le vi intentar salir del amasijo de escombros que quedó tras el bombardeo. No pude hacer más que contemplar la triste agonía de la muerte en sus ojos y cumplir lo prometido.
La encontré una gris mañana de invierno del 39 y en su regazo un muchacho de tres años. Leyó la carta pausadamente, después, la hizo ceniza. Regresé de inmediato a mi lugar de origen.
Siempre recordaré como en aquellas llamas ardía su alma, el rencor de sus ojos al despedirme.

jueves, 23 de octubre de 2014

NO CONSIGO ESCRIBIRTE

Abruptos recuerdos erupcionan melancólicos
en la cornisa del malabarista suicida
en que se ha convertido mi memoria
desde que te vi partir en la neblina oscura de los días.

No consigo escribirte…

El pasado golpea intermitentemente su puerta
cerrada felizmente a cal y canto.
Tu presencia se hace inerte y escandalosa
como la sangre en una herida abierta.

No consigo escribirte…

Ahora solo encuentro tu rostro
en el estercolero de mis pesadillas.
Eres ya un eco, un aullido lejano
Un bolígrafo triste, unos ojos que lloran.

No consigo escribirte…

Y los ojos que lloran
resultan ser los de mi espejo,
el bolígrafo triste
quien escribe estos versos.

No consigo escribirte…

Que la noche hoy se avecina triste y solitaria sin ti
como la noche en que te vi partir
hacia el amargo consuelo del rencor,
hacia la abrumante existencia del olvido.

viernes, 10 de octubre de 2014

TÍMIDAS PALABRAS

El amor como el poema nace
de la timidez de las palabras.
Viven como vive
en una lenta
Y larga
Travesía
Los polizones.
Días, meses, años
sin ver la luz
en la comisura tersa de tus labios,
nunca muertas, nunca vividas.

lunes, 17 de marzo de 2014

EL ÚLTIMO BESO

La habitación está vacía.
Amontonados quedan
los recuerdos
de lo que fueron,
en otro tiempo,
más jóvenes y felices.

Vacías las estanterías,
la cuenta corriente.
Vacíos también,
de  palabras y caricias
los últimos meses.

¿Volver?
Suena lejano
como tristes suenan
las palabras,
los adioses.

Se besaron entonces
a modo de despedida.
Abriendo puertas,
corazones,
heridas…






lunes, 10 de marzo de 2014

FIAT STILO

Fiat Stilo. Amarillo.
Asientos traseros.
Floreció el amor.
No fue precisamente en primavera.

Construyeron allí sus sueños,
cada noche, cada instante
cuando agobiaban los malos recuerdos
y los días injustos asomaban
en los espejos retrovisores
asustando el porvenir.

En un verano tan gélido
como la muerte, como el adiós
en los terminales de aeropuerto;
cambiaron de amor,
de canción, de coche...
quedando sin puerto en el que encallar
en la soledad triste de la noche.

Londres. Próximo destino.
Nueva vida en un otoño
de hojas caducas antes de empezar.
Teléfonos apagados,
mudos,
como las lágrimas
y la memoria.

Quizás esté el Amor
en aquel Fiat Stilo
amarillo, ¿lo recuerdan?
Me pregunto si no debieran
pasar a recogerlo.

martes, 4 de marzo de 2014

ENTRE-LINEAS DE TU NOMBRE

Sé que la distancia
no te traerá aquí
a golpe de ratón.
No tomarás tus pulsaciones
con estas letras;
acelerando el corazón
en cada coma.

Por eso relleno
todos los espacios en blanco
con tu nombre,
y entre-líneas de tu nombre,
escribo versos.

Porque de las palabras que no se dicen
también se arrepiente el hombre.
Porque aquello que no se escribe
muere.

Y yo no quiero
matarte todavía,
ni con el olvido,
ni con el punto seguido
de mis finales.


sábado, 1 de marzo de 2014

CARTAS A UNA VIEJA AMIGA

Mentiría si te dijera
que soy el mismo de hace unos años,
que soy aquel que te quiso
incansablemente por el mundo,
por cada rincón inhabitado
en el que habita la duda y la sospecha.

Mentiría como mienten los escaparates,
el reflejo transparente de lo idílico,
si te dijese que soy aquel que te besaba
bajo la tenue luz de los portales,
el que esperaba sin contar minutos
apostado en las cabinas telefónicas
que ya no existen.

Mentiría sobre todo,
-y esto es lo más importante-
si te dijera que nunca te he mentido
o que nunca me fallaste,
que jamás encontré los besos
que no supiste darme.


miércoles, 26 de febrero de 2014

EL ORDEN DEL DIA

Te espero
al otro lado de la ciudad,
en la casa de tus sueños
y mis sueños,
con la impaciencia
de un recién enamorado
que desgasta los relojes
de mirarlos.
Te espero,
bajo la fría tarde de diciembre,
para extender mi calor
sobre tu cuerpo
y fundirnos perpetuamente
hasta el día de mañana.

Pero me llamas,
para saber que tal estoy,
para decir que te ha llamado
no sé qué director,
de no sé cuál revista,
que estarás reunida,
que llegarás tarde,
alterando mis planes
Y el orden del día.

domingo, 23 de febrero de 2014

FIDELIDAD

Podría contemplarte desnuda siempre.
Minuto tras minuto, hora tras hora,
eternamente;
sin bruma, sin cansancio, sin aburrimiento,
como se contemplan las ciudades bellas y desconocidas,
calle tras calle,
perdido y desorientado
entre las líneas de los mapas y tu cuerpo.

Sin duda,
podría cumplir de nuevo,
contigo,
los años, los sueños adolescentes, el deseo;
aquel sentimiento efímero que una vez cumplido
nos deja insatisfechos,
como el sexo, a veces,
como la vida, casi siempre.

Y sí, es cierto que podría rellenar mis soledades
con la insensata cadencia de tus piernas,
amanecer extasiado por el gozo anhelante de tu cuerpo,
vida tras vida,
como quien bebe un refresco
sin prisa, sin culpa, sin aliento.

Podría salir a oscuras cada noche, en silencio
cargado entonces,
inútilmente,
de odios, de rencores, de secretos.
Ser infeliz, en suma,
con la mujer que quiero.

jueves, 20 de febrero de 2014

MUDANZA

La tarde cae sobre los libros.
Arde inútil
sobre las sillas y las mesas.
Se adormece, lenta
sobre los parques.
Bosteza sobre las grúas,
que desde mi ventana,
recortan el horizonte.

Suman nueve.

Son las cruces de un exilio
a una ciudad ya condenada,
aun no construida,
una ciudad que no conozco
y que no habitas.

Son los besos como las ciudades,
levantadas sobre sólidos cimientos
con promesas de eternidad,
pero la eternidad
no dura para siempre,
y sobre los cimientos
ya caídos,
vendrán otros edificios,
otras ciudades.
Lo dice la Historia.
Vendrán otros hombres
a tus labios,
otros besos,
sobre los besos construidos
anteriormente, por mí.

miércoles, 19 de febrero de 2014

EL FOTÓGRAFO

A Raúl Pascual.

Nunca me han gustado las fotografías.
Son ese espeso abanico de recuerdos
que aparecen siempre de repente,
tras el humo áspero de la nostalgia.

Son la constatación más empírica
de que irremediablemente nos hacemos viejos,
esa forma instantánea de parar el tiempo,
para llevarlo con los años a la luz de la memoria.

Es cierto que las fotos nunca mienten
pero siempre finge aquel que posa.
No recuerdo que hubiese sido
aquella mujer feliz conmigo.

Pero no te preocupes, buen amigo,
no te culpo por aquello cuanto haces,
siempre me abandono, cuando escondes 
el halo azul de tu mirada
tras el burdo objetivo de la cámara
para escribir con tus ojos poesía.